JAVIER FERNÁNDEZ DE ANGULO / FOTO: CORTESÍA DE LA MARCA

Tiempo de lectura: 10 minutos

28 febrero, 2024

 

Nada mejor para enaltecer al destilado más icónico de México que una licorera creada por uno de los artistas con- temporáneos más destacados de su generación, hablamos de Eduardo Sarabia que recientemente ha hecho mancuerna con Clase Azul México para lanzar Clase Azul Tequila Edición Limitada x Eduardo Sarabia, la primera colaboración de la exitosa casa mexicana de lujo, que desde 1997 crea exquisitos destilados y experiencias de hospitalidad. A propósito de esto platicamos con el artista quién también ha expuesto con destacados nombres como galería OMR e Hilario Galguera, además, divide su labor de artista con la de Patrono en el Museo de Denver.

Acabas de presentar una exposición en la Galería Hilario Galguera con tu obra y Tequila Azul México. ¿Cómo fue el proceso creativo?

En principio ha sido largo, divertido y gozoso de distintas formas. Este es un proyecto que empezamos aproximadamente hace casi dos años y desde el primer acercamiento el equipo de Clase Azul México y yo las ideas y el estímulo creativo empezaron a fluir de una manera muy natural. Desde el inicio, era muy importante compartir mi reflexión personal y la simbología que define mis proyectos, especialmente los que me han marcado. Cuando era niño mi abuelo me contaba historias sobre un tesoro enterrado en la sierra de Sinaloa y mucho de los elementos en mi trabajo tienen que ver con esa historia. Quizás es desde ahí mi interés de trabajar con el relato y las historias que pueden narrarse de distintas maneras. Esa pasión de mi abuelo es la misma pasión con la que inicio mis proyectos e investigaciones. La pala y pico, la moneda de oro, estos símbolos son una parte de mi trabajo, así que el proceso con Clase Azul México ha sido mucho sobre volver a esas historias y relacionarlas con el pasado y las manifestaciones culturales que habitan en nuestro pasado y en nuestro origen.

 

Es un proyecto que se extiende en el tiempo.

Desde el principio el equipo de Clase Azul México, particularmente Arturo Lomelí, fundador de Clase Azul México y yo, encontramos muchos puntos en común en nuestra manera de entender el trabajo creativo y el mundo. Sentí que manejamos el mismo lenguaje, y como para mi es muy importante la conexión que puede surgir entre las personas, empecé a imaginar que esta primera colaboración podría ser solo el inicio de un proyecto que se desdoblaría en el tiempo y en el espacio. La posibilidad de hacer un corto de animación para acompañar el lanzamiento, por ejemplo, es una idea que surgió en el trayecto y que se ha materializado de una manera muy bonita. La dedicación que tuvimos las dos partes para desarrollar y el entendimiento mutuo se antoja para seguir trabajando juntos, de distintas maneras.

Un tequila con acento ruso. Un guiño a tus estudios en la Unión Soviética.

Cuando Viridiana Tinoco, la maestra tequilera y yo nos reunimos para empezar a trabajar en el diseño del líquido le conté la historia de mi abuelo y otras que me han marcado. Entre ellas, la historia sobre cómo es que a la edad de 13 años gané una beca escolar pata ir a estudiar arte a Rusia por tres meses, gracias a que jugaba ajedrez y gané un par de campeonatos. Esto para un niño de padres migrantes en Los Ángeles fue aprender que el mundo se abre si apelas a la imaginación y a la creatividad. En sentido figurado y literal. El tequila que Viridiana diseñó conmigo está procesado en tahona y es un añejo madurado en Roble Ruso en homenaje a esa historia de mi infancia.

Nacido en Los Ángeles, viajero del mundo, pero tus raíces mexicanas se notan en tu obra.

En la recuperación de distintos relatos autobiográficos, además del Tesoro del abuelo y el ajedrez, aparecen con frecuencia paisajes que conforman la historia de mi familia, como el de Mazatlán y el de Sinaloa en general. Sobre todo, acudo a formas artesanales porque forman parte de mi bagaje cultural como mexicano, pero también porque admiro los saberes ancestrales de los que podemos echar mano para entender nos solo nuestro origen sino nuestro tiempo.

 

¿Como diversificas tu tarea artística?

Mi trabajo creativo se diversifica desde distintos lugares: por supuesto mi rol como artista y desde el cual tengo contacto no solo con colegas sino distintos productor culturales. Pero también como colabora- dor en distintos proyectos independientes e institucionales, entre los cuales está el Museo de Denver, pero también otros es- pacios mexicanos.

Es desde estos distintos puntos de vista y desde mi propio trabajo que noto como es que quienes nos dedicamos al arte y quizás en mayor medida las generaciones más jóvenes estamos encontrando distintas formas de expandir la producción artística y los vínculos, conexiones, y performatividades hacia los que podemos llevar nuestro trabajo creativo, eso me entusiasma y creo que es lo que está marcando esta era.

¿Te sientes parte de una generación que ha revolucionado el arte mexicano?

Eso no me toca a mi decirlo, quizás. Pero si que busco la manera de abrir nuevas formas de vinculación y colaboración para comprender distintas culturas; mi generación está marcada por ello probablemente.

Ferias, museos, bienales, coleccionistas, galerías, ¿Cómo ver el mercado del Arte?

Con apertura, disposición y entusiasmo a la distintas historias, personajes y bagajes que surgen en esos espacios. Lo que tenemos en común es el interés por abrir el diálogo y eso es muy interesante.

¿Qué te inspira?

El trabajo de otros artistas y creadores. Desde que era niño tuve acceso a distintos espacios expositivos y para mí era increíble estar cerca del trabajo de muchísimos autores que a través de la historia han encontrado sus propios lenguajes. Esa admiración que creció en mi desde mi infancia y la honestidad sobre mis intereses -el relato, la imaginación, los cono- cimientos ancestrales y el arte popular me ha llevado a encontrar mi propia simbología.

¿Expones en los siguientes meses?

Vienen dos proyectos importantes para mí: Cuatro minutos de oscuridad en la galería OMR, que es mi primer “solo” show en este espacio desde que empecé a trabajar con ellos; y Eclipse, una muestra individual en el Museo de Arte de Mazatlán que reúne distintas voluntades también para dejar a esta ciudad un Museo recuperado. Ambos proyectos se refieren el eclipse total de sol que tendrá lugar el 8 de abril de este año y que será visible desde Mazatlán precisamente.

TE RECOMENDAMOS

GENTLEMAN

Aventura de alta gama

TANK 300 HEV representa una revolución en el mercado automotriz. GWM (Great Wall Motor) presenta este modelo híbrido que llega a México para convertirse en el rey de su sector y, en esta ocasión, protagoniza la portada de Gentleman México en su edición de abril.

Lección de hospitalidad

Los hoteles de lujo entienden que la gastronomía al más alto nivel debe formar parte de la experiencia de la estancia. Y también permite abrir las puertas a la ciudad donde se encuentra el hotel, más allá del viajero. Un reto que promete mucho sabor.

William Trubridge, el Montblanc Mark Maker de las profundidades

Montblanc da la bienvenida a William Trubridge, campeón del mundo de apnea, a su familia de destacados Mark Makers.

Lexus Hybrid Upfront: la apuesta por la sostenibilidad en México

En México, Lexus ofrece una de las familias de híbridos más robusta del mercado de lujo, con la que contribuye a reducir emisiones y cuidar el planeta.

Llegó la F1 del mar

Descubre cómo es la E1 Series, la competencia de lanchas eléctricas donde los equipos son liderados por celebridades, como Checo Pérez, Rafael Nadal o Tom Brady.

REPORTAJES

INSTAGRAM

https://www.instagram.com/gentlemanmexico/

JAVIER FERNÁNDEZ DE ANGULO / FOTO: CORTESÍA DE LA MARCA

Tiempo de lectura: 10 minutos

28 febrero, 2024

 

(Visited 241 times, 1 visits today)