Ha nacido una estrella fue el último guión que recoge Bradley Cooper que debuta en la dirección mientras comparte protagonismo con la estrella del pop Lady Gaga. “Ha sido fascinante ver cómo se contaba esta historia en cada generación, cada una con su sello indeleble, y espero que esta también. Hay algo en la de Barbra Streisand que reflejó su época”, nos contó Bradley Cooper en el pasado Festival de Toronto, además de varios detalles detrás de la grabación.

Es un filme dedicado a la música. ¿Se dejó influir por alguna película antes de rodar?

Absolutamente. En realidad, “Woodstock” fue una de las películas que vi de manera obsesiva. Esa fue una gran influencia. Quería que la gente viera lo emocionante que es estar en el escenario. El viaje a través de las entrañas de un estadio. Desde el primer momento pensé en el elemento sónico de la fama y cómo ese sonido siempre explota y, cuando lo hace, estás solo. Eso influyó en la filmación de la película.

¿Su personaje sufre pérdida de audición?

La fama de este chico no está menguando. Quería explorarlo más como si fuera un boxeador profesional hacia el final de su carrera, por eso la pérdida de audición. Hablas con muchos músicos y eso es lo que realmente temen, perder la audición.

Nunca habías tocado música y Lady Gaga nunca había actuado en un sentido tradicional en una película. Así que ambos están dando un salto de fe.

Absolutamente. Ambos decidimos confiar el uno en el otro. Fue genial para los dos estar juntos en la trinchera. Y había mucho en juego. Este es un gran cambio profesional y eso genera una ética de trabajo, que ella ya tenía, pero en cierto modo aumentó la apuesta para ambos.

¿Filmó todas las escenas de música en escenarios reales?

Estuvimos en Coachella, Stagecoach, Forum y Glastonbury, y en Saturday Night Live. Literalmente, filmamos esa secuencia un sábado. Mi actuación favorita de Gaga en toda la película es la última escena. No creo que hubiera funcionado si ella estuviera sincronizando sus labios con una grabación de su voz. Y, en Glastonbury, este legendario festival de música, nos dijeron: Si consigues que alguien se tome unos minutos de su set, te permitiremos filmar. Kris Kristofferson estaba tocando y fue lo suficientemente amable para dejarnos unos minutos de su tiempo. Y yo pude cantar una canción.

Sobre el reto de actuar y dirigir.

Hubiera sido más difícil si no hubiera estado actuando porque eso es todo lo que sé. Actuar me permitió hacer ajustes y mantener el ritmo. Y, para los otros actores, mi esperanza era que sintieran que estaba con ellos, que estaba arriesgando junto con ellos.

(Visited 48 times, 1 visits today)