El Pompidou, Guggenheim y Thyssen son tres formas distintas de entender la gestión cultural, todas lejos del espacio ascético y contemplativo del clásico museo. En su aniversario, hacemos un recuento de su impacto en el mundo del arte y del paisaje urbano.

POMPIDOU 

El Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou, el complejo multidisciplinar apodado por sus detractores Notre Dame de la Tuyauterie (“Nuestra Señora de las Tuberías”) ha cumplido su 40 aniversario superando los cien millones de visitas. Georges Pompidou decidió crear este escaparate de las artes populares, la pintura de vanguardia o el diseño en una zona entonces deprimida, apelando a la pasión creativa de sus arquitectos, y a su proyecto, que eligió entre los 681 presentados a concurso por su estilo high-tech, sus transparencias, colores vibrantes o sus conductos de traza industrial.

Su cartelera incluye 51 exposiciones, conciertos, actuaciones, desfiles, talleres, espectáculos en 40 ciudades galas y en 75 lugares asociados, promotores también de innovación cultural y de creación contemporánea.

GUGGENHEIM

Reluce como el día de su estreno, hace ya 20 años. Pese al rechazo que generó su proyecto, Gehry consiguió que su nombre se asocie para siempre a un edificio escultórico único; que, además, ha contribuido decisivamente a configurar el modelo urbano de la ciudad. Desde su inauguración, en octubre de 1997, el museo pronto superó cualquier expectativa artística o cultural, convirtiéndose en un elemento de dinamismo y de encuentro de instituciones culturales, artistas, galeristas…

En 1991, las administraciones vascas contactaron con la Solomon R. Guggenheim Foundation para desarrollar esta infraestructura, integrada en un plan global de regeneración cultural, económica, social y urbanística de Bilbao, que reuniera, conservara arte moderno y contemporáneo, y lo expusiera a una audiencia amplia y diversa. Todo en el marco de una obra de arquitectura emblemática, así como el soporte de una red de museos, que fuese un símbolo de la vitalidad de Euskadi. 

THYSSEN-BORNEMISZA

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza celebra su 25 aniversario con jornadas de puertas abiertas y actividades en las que la pintura convive con otras disciplinas artísticas. Al día de hoy, se puede decir que 70 de sus obras maestras han salido a la calle mediante pantallas instaladas en las fachadas del palacio de Villahermosa. El aniversario también ha supuesto la renovación de las webs del museo o de EducaThyssen, así como de su tienda online.

El Thyssen ha contribuido a la consolidación de el Triángulo del Arte, en torno al eje del Paseo del Prado madrileño, como una de las grandes ofertas museísticas del mundo. Un territorio al que se han unido otros actores, como Caixa- Forum, y que es comparable al National Mall de Washington o la Museumsinsel (o Isla de los Museos) berlinesa.

(Visited 47 times, 1 visits today)