Ignacio Vara de Rey

Tiempo de lectura: 16 minutos

29 septiembre, 2019

 

Son 169 kilómetros cuadrados de paraíso, a 800 kilómetros al oeste de Manzanillo, en el estado de Colima. Un edén en su supeficie como en sus fondos marinos, donde se encuentra ora maravillosa, peces difíciles de encontrar en otras latitudes y hasta tiburones. Son cuatro islas, San Benedicto, Socorro —la más grande, con una montaña de más de mil metros—, Roca Partida y Clarión. Dicen los que lo han buceado que es un auténtico sistema montañoso submarino, con grandes profundidades oceánicas.

Un laboratorio natural donde observar la evolución de las especies, la biodiversidad y la biogeografía de una zona volcánica en plena ruta de huracanes y masas de aire polar. Es un campo magnífico para el estudio de procesos geológicos, oceanográficos y ecológicos que se presentan en esta reserva natural. Mientras en fondos marinos cercanos a Baja California existen unas 150 especies de peces, aquí habitan 250, una riqueza única donde se encuentran aves y algunos reptiles curiosos, como la lagartija azul.

Para los amantes del buceo es un destino único, sobre todo para quienes se atreven a nadar entre tiburones. En estas aguas están el martillo, punta blanca, tiburón ballena, tigre, galápagos y punta plateada, entre otros. La aventura comienza en Cabo San Lucas o en La Paz, de donde parten los barcos de buceo. La travesía es larga, de unas 20 o 24 horas, pero después, en sus entrañas marinas, te esperan sorpresas a donde voltees: pez ángel por un lado, mantas gigantes por el otro, y hasta cuatro especies de tortugas en peligro de extinción. El buzo se puede encontrar con pulpos, interactuar con meros, jureles, langostas azules, peces mariposas o morenas. Una maravilla que muestra cómo México es un lugar privilegiado para disfrutar la naturaleza en estado puro.

Con el nombramiento de Parque Natural, se prohíbe la pesca para proteger la biodiversidad y se apuesta por el futuro de este territorio como gran reserva natural del pacífico equiparable a las islas Galápagos. En julio de 2016 la Unesco había incluido este territorio como patrimonio de la humanidad, aun- que su historia se remonta a 1540, cuando el primer virrey de México, Antonio López de Mendoza, encargó al marino Ruy López de Villalobos explorar nuevas rutas hacía Oceanía. En el camino encontró una de estas islas, a la que llamó La Anublada.

Dicen que también fue tierra de piratas, y aseguran que en 1579 ahí estuvo el mismísimo Drake. En 1608 otro marino, Martín Yáñez de Armida, quien buscaba oro, ese metal que abre muchos caminos, decidió cambiar el nombre de la isla por el de su esposa Socorro. Más tarde, José Camacho encontró las islas de Roca Partida y Clarión, en 1779. Pero la isla seguía atrayendo a los marineros ingleses, y en 1793 el británico James Colnett estaba ahí recopilando material y levantando cartas y mapas, cuando fue apresado por un barco español y recluido en San Blas, Nayarit. Entonces, el virrey Juan Vicente Güemes, conde de Revillagigedo, se apiadó de él y lo libero, y el inglés nombró a las islas Revillagigedo en honor a su liberador.

Para rendir homenaje a estas islas, contamos con algunas imágenes del gran fotógrafo marino Ricardo Álvarez Solórzano, un amante del mar y sus fondos que siempre quiso compartir con sus amigos, científicos y exploradores. Fundador de la revista Aventura, encontró la muerte en el fondo del mar que tanto amaba. Recorrió los mares de Europa, Asia y América, pero los fondos de Revillagigedo, rodeado de tiburones y de una fauna jamás vista por su cámara, le causaron un gran impacto. Por eso nuestro homenaje a este gran fotógrafo, que embarcó en La Paz para descubrir e inmortalizar un fondo marino que, gracias a su labor y a la de otros muchos, hoy es un parque natural patrimonio de la humanidad, pues han sabido destacar científicos, naturistas, fotógrafos y geógrafos, todos los tesoros que entraña.

Nos acompañan al final de nuestro paseo histórico y marítimo ballenas jorobadas, fondo de lava y bancos de decenas de tiburones martillo, quienes constituyen un espectáculo único con más de 4 mil metros de profundidad que rodean unas islas que fueron tierra de náufragos y piratas, buscadores de oro, ignorantes de que el tesoro eran las propias islas, el archipiélago de Revillagigedo.

TE RECOMENDAMOS

GENTLEMAN

Las mejores piezas de tendencia futurista en la actualidad
Subtítulo

[mediagrid gid="110" title_under="1"...

Audi y su nuevo R8 V10 Decennium

Este objeto de deseo reúne toda la evolución en diseño y deportividad de la firma alemana.

La última obra del Kaiser para Fendi

La última colección Karl Lagerfeld es un tributo poético a la marca Fendi.

Philippe Léveillé llega a La Trattoria

Su cocina es admirada en todo el mundo y será la estrella de la gran gala de La Cámara de Comercio Italiana el 14 de noviembre.

En Marte hay moda de otro planeta
Subtítulo

[mediagrid gid="110" title_under="1"...

REPORTAJES

INSTAGRAM

Ignacio Vara de Rey

Tiempo de lectura: 16 minutos

29 septiembre, 2019

 

Si sólo hubiera dos sillas para sentar a los mejores fotógrafos del s. XX, sin duda una de ellas sería  para Irving Penn. El gran genio de la imagen que revolucionó la fotografía, lo mismo retrataba una colilla que un cuadro, unos labios rotos de color que a los grandes intelectuales de la época como Truman  Capote, Marcel  Duchamp  o Picasso. Con la misma fuerza y el mismo talento trataba la mirada de un sabio que un objeto sin vida. Sus imágenes cambiaron la historia de Vogue y otras revistas de moda. Siempre rozó el límite de la fotografía con ironía y exceso, ya fueran modelos de muchos kilos o labios con herramientas.

Se celebran los cien años del nacimiento del artista con una exposición antológica en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York que reivindica su figura bajo el título de Centennial. Decía Ivan Shaw, director de fotografía para Vogue, que Penn todo lo hacía bien: el retrato, la moda, los objetos. Pocos fotógrafos son capaces de moverse con tanta facilidad en las alturas. Su blanco y negro no te dejaba indiferente, pero sus imágenes de lifestyle estaban llenas de vida. Sus trabajos publicitarios para firmas como L’Oréal y su tratamiento de la imagen  rompió para siempre la barrera entre lo comercial y la artesanía. Como él decía, retratar un pastel también puede ser arte.

Hijo de emigrantes rusos, la pintura siempre fue su sueño, pero con sus instantáneas creó obras tan inmortales como las que aparecen en los lienzos. Por eso, ahora el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York le rinde un merecido tributo y celebra el centenario del nacimiento del artista. Sus trabajos meticulosos hacían pensar a los críticos que se pasó media vida detrás de la cámara y la otra mitad en el laboratorio o pensando en composiciones.

Cualquier fotógrafo de estudio hoy tiene en Irving Penn la mayor referencia, pues hasta la colilla de un cigarro tras un disparo se convertía en una obra única. Sus primeras imágenes en revistas de moda fueron retratos impecables de alta costura, con una elegancia sorprendente y una luz que cambió la mirada de las publicaciones de estilo. Su capacidad para pasar de los ojos de un pintor a una naturaleza muerta es admirable. La exposición Irving Penn: Centennial repasa como nunca antes todas las disciplinas que dominó el artista, con 70 años de carrera en imágenes de gran impacto en soportes y técnicas como la fotografía, el grabado o la pintura.

La muestra recorre sus diferentes caminos: carteles para la calle, incluyendo ejemplos de trabajos tempranos en Nueva York, el sur de Estados Unidos y México; moda y estilo para varios títulos internaciaonales y con muchas fotografías clásicas de Lisa Fonssagrives-Penn, la ex bailarina que se convirtió en la primera supermodelo, así como en esposa del artista; retratos de indígenas en Cuzco, Perú; pequeños cuadros de trabajadores urbanos; rostros de personajes de la cultura muy queridos, que van desde Truman Capote, Joe Louis, Picasso y Colette a Alvin Ailey, Ingmar Bergman y Joan Didion; retratos de los ciudadanos de Dahomey (Benin), Nueva Guinea y Marruecos vestidos de manera fabulosa; los últimos muertos de Morandi; desnudos voluptuosos; y gloriosos estudios de color sobre las flores.

La belleza en su concepción original. Además, se aprecia cómo el artista va transmitiendo las tendencias culturales de la época, y también su capacidad para hacer retratos comerciales. Su cuerpo de trabajo también muestra el auge de la fotografía en los años 70 y 80, época en que las revistas de moda tienen su esplendor. Pero el mundo sofisticado en el que vive Irving contrasta con sus fondos sencillos. Un rincón, una esquina le servían como gran escenario. De hecho, su lienzo preferido estaba hecho de una vieja cortina de teatro encontrada en París, que había sido pintada suavemente con unas nubes grises y difusas. Este telón de fondo siguió a Penn de estudio en estudio.

Otros puntos destacados de esta magna exposición incluyen imágenes recién desenterradas del fotógrafo desde su tienda de campaña en Marruecos, algo inédito que descubre al artista lejos del glamur, como por ejemplo lo que realizó en México o en Cuzco, con retratos sobrecogedores.

Así, las formas, los rostros, las sombras, las miradas y la rebeldía hacen inmortal la obra de Irving Penn. Impactos provocativos, como desnudos voluptuosos o detalles sutiles, cuando en su foto de moda retrata a la modelo descalza, cansada ya de tanta sesión fotográfica. Elegancia y rotundidad, provocación y belleza, dos registros que sólo un genio como él puede llevar a la máxima expresión.

TE RECOMENDAMOS

GENTLEMAN

Las mejores piezas de tendencia futurista en la actualidad
Subtítulo

[mediagrid gid="110" title_under="1"...

Audi y su nuevo R8 V10 Decennium

Este objeto de deseo reúne toda la evolución en diseño y deportividad de la firma alemana.

La última obra del Kaiser para Fendi

La última colección Karl Lagerfeld es un tributo poético a la marca Fendi.

Philippe Léveillé llega a La Trattoria

Su cocina es admirada en todo el mundo y será la estrella de la gran gala de La Cámara de Comercio Italiana el 14 de noviembre.

En Marte hay moda de otro planeta
Subtítulo

[mediagrid gid="110" title_under="1"...

REPORTAJES

INSTAGRAM

(Visited 1.335 times, 2 visits today)