Javier Fernández de Angulo

Tiempo de lectura: 8 minutos

16 mayo, 2022

 

Con una sólida formación  en teatro clásico en Londres, trabajó las obras en que Shakespeare hablaba en verso, estudió un posgrado en teatro clásico en la London Academy of Music and Dramatic Arts y varios cursos en la Desmond Jones School of Mime and Physical Theater. Presenta por primera vez Hamlet protagonizado por una mujer. Una mirada nueva a una obra universal. 

Irene Azuela es uno de nuestros grandes talentos sobre la escena, da solidez a la obra, le da un aire contemporáneo y respeta a Shakespeare en su esencia. Reconoce que se ha emborrachado de palabras, y a veces pensaba en inglés y traducía sobre el escenario. “Siempre es un reto hacer William Shakespeare y en especial Hamlet, es un canon, constantemente habrá versiones pero sin duda es una referencia, pero es un honor poder imprimir algo propio a un Hamlet. Una obra escrita hace 400 años y que todavía tiene impacto entre el público”, destaca Azuela.

“Es una obra maestra llena de contenido, solemne, pero hay que acercarse a ella. Rescatamos lo fundamental, amor, traición, venganza, la lealtad y eso es universal. Uno de los aciertos de la obra es no sobreexponer que en esta versión sea una mujer, habla de cuestiones que afectan a hombres y mujeres”.

Y habla con modestia, después de lograr un ´no hay boletos´ acompañado de aplausos de un público entregado y una crítica que alabó su trabajo y el de todo el elenco. “Es una apuesta sencilla pero necesaria, por lo lúdico, con un texto que es un meta lenguaje, es la obra más universal de Shakespeare y sus temas no caducan: la ambición, el poder, la venganza, el duelo, sentimientos que acompañan a la humanidad”, sentencia. 

Su retorno a las tablas después de dos años le llena de satisfacción, “estoy sorprendida, y con mucho entusiasmo, sentarse en una butaca no se parece nada a ver una serie en casa, la presencia del público  tiene ahora un valor mayor”, declara, reconoce su admiración por actrices  como Isabelle Huppert, que ha interpretado con brillantez a los clásicos, o Frances McDormand otra de las grandes de la actuación a la hora de llevar a escena la obra de Shakespeare. 

“Reunirnos y celebrar el teatro es un motivo de especial alegría y entusiasmo, que mejor que regresar con Hamlet, los textos clásicos tienen mucho que decirnos”, dice con satisfacción, “el teatro es mi gran amor, aquí pertenezco, se mide sin artificios, ni mercadotecnia”, un arte veraz, noble, que es nuevo en cada actuación. 

Comenta la ambiciosa tarea que supone hacer Hamlet, “es un regalo, pero también un desafío, ¿lo haré bien, me quedaré corta?,  me preguntaba, me costó trabajo, pero lo he disfrutado”.  Y subraya, también “es un desafío porque ya no es fácil mantener la atención, las redes sociales nos han convertido en seres sin capacidad de retención,  tenemos que hacer algo muy atractivo porque  la atención cada vez es más corta, ya no puedes  contar historias que duran cuatro horas”. Se lamenta.

Irene continua su trabajo en series como Los Enviados, su vocación de actriz no tiene límites. Una trama interesante con una gran producción y un reparto destacado con el Estado de Hidalgo como escenario. Y el prestigiado director Juan José Campanella al frente. Pero sin duda, el estreno de Hamlet tuvo algo de emotivo  de vuelta a la escena, con butacas llenas y muchas ovaciones. La actriz llevaba tres años sin pisar el escenario teatral y toda esa emoción se respiraba en la sala. La pandemia permitió a la actriz recuperar su tiempo en casa con su hija, y valorar esas relaciones tan valiosas, pero también señala cómo  se hizo urgente recuperar la vida cultural, y los actos presenciales, para volver a la normalidad. Elogiamos su éxito, pero ella piensa que el éxito de los actores es algo relativo, donde intervienen muchos factores. Ahora prepara el estreno de la serie de Netflix Belascoarán, inspirada en la novela de detectives de Paco Ignacio Taibo II y el estreno de la película Dante y Soledad, de Alexandra De la Mora, una ópera prima.

Destaca el poder de Hamlet:“Una obra inagotable” y la fuerza de actuar frente al patio de butacas, “mi alma me volvió al cuerpo cuando regresé al teatro”.

TE RECOMENDAMOS

GENTLEMAN

La nueva Era de la relojería está aquí

El salón Watches & Wonders en Ginebra, Suiza reveló que el mÚsculo creativo estÁ más vivo que nunca. Clásicos revisitados, piezas ultradelgadas, nuevos materiales, colores y reservas de marchas extendidas son solo algunas de las tendencias que descubrimos para ti.

Una obra maestra

Glenfiddich Grande Couronne. Un whisky de lujo que representa una nueva expresión, con 26 años de maduración añade una pieza a su línea de lujo Grand Series. Hablamos del Grande Couronne, llamado a ser el rey de los whiskies.

La vida en rosa

El hotel Rosas & Xocolate de mérida nos sirve de cuartel general para redescubrir las bellezas culturales y gastronómicas del sureste del país.

Así es el nuevo art car de Porsche

Con una paleta de colores vivos y materiales inusuales, el diseñador e influencer Sean Wotherspoon constituye todo un referente dentro de la moda urbana. El joven de 32 años colaboró con Porsche para diseñar su propio Taycan 4 Cross Turismo.

A diez mil pies y más allá

Breitling Navitimer celebra su 70 aniversario, así se vivió la llegada de una nueva colección de la emblemática pieza. Sí, por lo aires.

REPORTAJES

INSTAGRAM

https://www.instagram.com/gentlemanmexico/

Javier Fernández de Angulo

Tiempo de lectura: 8 minutos

16 mayo, 2022

 

(Visited 39 times, 1 visits today)