Basta con ver los números para obtener un cuadro bastante exhaustivo sobre el futuro de los drones. Según la Administración Federal de Aviación, para 2020 más de siete millones de vehículos voladores estarán surcando los cielos de Estados Unidos, mientras que se estima que a nivel global el mercado tendrá un valor de 5,6 millones de dólares. Hoy día, ya existe un dron para cualquier tipo de actividad que puede ser gestionada por medio de vuelos automáticos. Uno de los usos más prometedores de estos objetos es en la agricultura, así que probablemente pronto veremos zumbar una flotilla de vehículos aéreos no tripulados entre vacas, ovejas y frutales para llevar a cabo actividades agrícolas como la siembra selectiva. Italia puede presumir de un proyecto innovador en este sector. Se trata de AgroDron, un dron que puede cubrir 10 hectáreas por hora con una precisión de aproximadamente un metro.

El hecho de que estos objetos sean capaces de realizar un análisis detallado del territorio es una ventaja esencial, aprovechada también en situaciones de emergencia. Las misiones de reconocimiento realizadas en zonas afectadas por temblores o inundaciones por medio de drones proveen excelente información y permiten a los operadores evitar riesgos inútiles, tanto que hasta la Organización de las Naciones Unidas ha empezado a usarlos de manera significativa.

Asimismo, existen también el Mine Kafon Drone, un dron desarrollado para detectar y detonar artefactos explosivos escondidos en el suelo, y el Little Ripper Lifesaver, un dron diseñado para preve- nir ataques de tiburones. Este vehículo volador está equipado con una videocámara que puede identificar tiburones de manera mucho más efectiva que el ojo humano y, en caso de peligro, lanzar al desafortunado vacacionista un kit de supervivencia constituido por un dispositivo disuasorio de tiburones electromagnético de alta intensidad de iluminación. De esta forma, los expertos también desarrollan instrumentos para el rescate de personas en la nieve durante operaciones de socorro. Sin embargo, hoy día ya existen también drones con una función más lúdica, como es el caso de Drone-Ovic, un cuadricóptero ideado por la cadena de gimnasios Virgin Atlantic en homenaje al campeón Novak Djokovic y pensado para ayudar a entrenar tenis. El dron está equipado para lanzar pelotas desde todas las direcciones, incluso desde el aire, y grabar el entrenamiento en resolución 4K para, posteriormente, analizar el desempeño del jugador. En el segmento deportivo, los drones submarinos representan la última tendencia del merca- do. El PowerVision Robot, presentado en la última edición del Consumer Electronic Show de Las Vegas, puede sumergirse hasta 70 metros para grabar en alta resolución; no sólo proporciona una visión detallada de los abismos a quien se queda cómodamente a bordo del barco, sino que ayuda también en la pesca: gracias a un sistema integrado de anzuelos, sónar y luces, se transforma además en un dron pescador.

Bajo la lógica de poner los drones al servicio de la sociedad, estos objetos voladores manejados por control remoto están destinados a ser utilizados también como taxis para evitar el tráfico. En el estado de Nevada, en Estados Unidos, se han realizado las primeras pruebas de drones taxi con un EHang 184, un megadrón con autonomía de 30 minutos que puede cargar a una persona de 100 kilos y transportarla a 100 kilómetros por hora a una altura de hasta 500 metros. Estos vehículos podrían usarse a partir de julio de este año en Dubái para conectar a los principales destinos del país. Por otra parte, también se ha realizado la primera entrega de Amazon mediante un dron: fue en el Reino Unido y se entregó sólo 13 minutos después de la compra. Para esta primera ocasión, el gigante estadounidense guiado por Jeff Bezos eligió la ciudad de Cambridge, ya que la Administración Federal de Aviación ha puesto límites para el uso de estos pájaros metálicos en los cielos de Estados Unidos. La razón detrás de esta de- cisión es el temor del FBI de recibir en algún punto amenazas terroristas por medio de drones. Para enfrentar un caso impredecible como éste en Europa, la policía holandesa y la inglesa están entrenando una patrulla de águilas para intervenir en caso de necesidad.

 

(Visited 132 times, 1 visits today)